EL ESTUDIO DIFERENCIADO POR MATERIAS

 

LAS CIENCIAS SOCIALES

LOS IDIOMAS

LAS "CIENCIAS EXACTAS ": MATEMÁTICAS

CIENCIAS LINGÜÍSTICAS

LAS CIENCIAS FÍSICO-QUÍMICAS

LAS CIENCIAS NATURALES

 

LAS CIENCIAS SOCIALES

El estudio de las ciencias sociales se apoya tanto en la aptitud de la memoria como en el de la reflexión, y con una adecuada proporción e interacción entre estas dos facultades se obtienen los mejores resultados.

Formas de aprendizaje memorístico en Historia y Geografía

Hay dos formas de aprendizaje memorístico en estas materias:

1. Dar mayor importancia a la cantidad de datos.
2. Dar importancia a lo cualitativo.

Si damos demasiada importancia a llenar nuestra mente de inmensas cantidades de datos1 los esfuerzos de memorización y retención serán tremendos y habrá que repasar constantemente los contenidos memorizados para luchar contra el olvido. Desde luego, si tu profesor considera lo principal que almacenes cuantos más datos mejor, tendrás que ejercitar la memoria repetitiva, pero, en realidad, no aprenderás estas materias.

Es más aconsejable un aprendizaje en el que los esfuerzos se orienten sobre todo hacia lo cualitativo, lo cual implica:

- Esforzarte por relacionar y asociar de forma conveniente los hechos y los lugares, las personas con sus obras, los lugares con los personajes.

- No limitarte a emitir juicios generales y opiniones ambiguas, sino, apoyado en datos reales, elaborar con tu juicio personal otros que sean realistas y concretos.

- Centrar más la atención y el interés sobre hechos de la vida real, conocida y vivida por ti mismo, pues los hechos de hoy algún día serán Historia.

Si deseas no quedarte en un estudio meramente repetitivo y realizar un estudio más intelectivo y práctico, te sugiero lo siguiente:

- Comienza por una lectura reposada y tranquila del tema histórico o geográfico, y después haz una buena síntesis del contenido y emite tu propio juicio en animada discusión con otros compañeros de estudio.

- A continuación establece relaciones con otras materias que tengan puntos de conexión con el estudio de los temas geográficos e históricos, ya sean del campo científico, artístico, filosófico; ético o social. Es decir, todo lo que aprendas vendrá referido a un lugar (Geografía) y a una época histórica (Historia).

Sabes que la mente aprende mediante el análisis y la síntesis, por lo que debes procurar armonizar estas dos habilidades. Cada hecho, cada dato se ha de entender siempre en particular, en sí mismo, pero no será perfectamente asimilado y comprendido si no lo integras, lo engarzas de forma lógica con los hechos cronológicos y los lugares adecuados.

Tras el estudio detenido de cada tema, y después de enjuiciar los juicios valorativos de profesores y autores, tú debes emitir tu propio juicio valorativo y llegar a tus propias conclusiones.

- Entre los instrumentos de trabajo con los que debes familiarizarte cuando estudies Historia y Geografía, merecen especial mención -entre otros muchos-: los mapas históricos y geográficos, las representaciones genealógicas, los cronogramas y planigramas, las fotografías de paisaje y de per­sonajes, todos los medios audiovisuales, como filmes, anuncios, montajes fotográficos y diapositivas.

volver

LOS IDIOMAS

El estudio de cualquier idioma, para ser verdaderamente eficaz, debe ser algo vivo, práctico y cotidiano; ha de impregnarse necesariamente de convivencia dialogante, de necesidad e interés espontáneo por comunicarse y de aprovecharse de inmediato del idioma objeto de estudio con el fin de enriquecernos personalmente y, a la vez, que nos sea útil para la comunicación con los demás.

El estudio de un idioma debe ir más allá de lo que es y significa una asignatura más. Tienes que aprenderlo sin pensar apenas en las calificaciones académicas, y utilizarlo como una nueva forma de enriquecimiento en todos los sentidos.

Intenta hablar, escuchar, escribir y pensar en ese idioma que estudias y lee todo lo que caiga en tus manos relacionado con el mismo, ya sean periódicos, revistas, cuentos o libros, no sólo para adquirir conocimientos nuevos del idioma, sino también cultu­rales.

- Crea necesidades de expresión y procura tener la necesidad de hablar, de hacerte entender, de emplearlo con la misma naturalidad con que aprende un niño el idioma paterno. Esto significa que debes ir más allá del simple estudio de la gramática.

- Aprende el idioma asociando expresiones a situaciones reales e interesantes, de modo que sientas la necesidad de expresarte, de comunicarte con los demás.

- Puesto que un idioma es ante todo diálogo, la conversación debe ser la modalidad preferente de aprendizaje del mismo.

- Recuerda que debes avanzar poco a poco, y de lo más fácil a lo difícil; y para ello debes ser paciente, constante y saber esperar los buenos resultados.

Consejos prácticos

- Márcate tiempos fijos de estudio cada día, y acostúmbrate a conversar de forma sistemática durante un rato con alguien que domine bien este idioma.

- Utiliza siempre que puedas medios audiovisuales y de comunicación para adquirir práctica y desenvoltura.

Convéncete de que «tienes que pagar un precio», y de que dominar un idioma supone sobre todo es­fuerzo, continuidad, ilusión y constancia para progresar día a día.

volver

LAS "CIENCIAS EXACTAS ": MATEMÁTICAS

Llamamos a las Matemáticas "Ciencias exactas" porque su estudio y aprendizaje exigen precisión, orden, rigor, claridad, método y perfecta conexión con los contenidos anteriores en los que se apoya) desde los que parte y a los cuales hay que hacer referencia sin cesar. Luego, la primera gran ley psico­pedagógica para el estudio de las Matemáticas seria:

"Antes de explicar o de intentar aprender unos contenidos matemáticos, cerciórate de que dominas bien, sabes y comprendes los contenidos previos." Esto nos lleva a la conclusión de que en Matemáticas, la comprensión lo es casi todo, pero a ésta sólo se accede por la vía de la reflexión, y ésta trabaja sobre unos datos que hay que conocer en profundidad.

Sugerencias prácticas

1. "Vísteme despacio, que tengo prisa." Las pri­sas son siempre malas consejeras en materia de Matemáticas. Para que todo quede perfectamente comprendido, tanto la enseñanza como el aprendizaje de esta materia han de ser lentos. Son los estudiantes quienes marcan el ritmo, no el profesor, y esos profesores que siguen de forma implacable un programa obran neciamente, explican cada día un tema y no se preocupan de averiguar si la gran mayoría de sus alumnos ha comprendido y asimilado las explicaciones y los conceptos más importantes del mismo.

2. Hay que volver a explicar, sin cansarse, hacer más ejercicios en la pizarra, idear nuevas formas expositivas y echar mano de otros recursos didácticos. Casi siempre, un gráfico, un dibujo, un diagrama o un esquema permiten hacer más comprensible al estudiante una explicación oral o escrita de un pensamiento abstracto al que sólo acceden los más citados.

Lo abstracto se puede hacer más sencillo a cualquier estudiante mediante dibujos sencillos que estimulen la intuición, y esquemas y diagramas que permiten captar en síntesis toda una exposición oral, etc.

Las Matemáticas, abstractas por naturaleza, constituyen una materia que debe ser interpretada para hacerla entendible en términos concretos. Así pues, el lápiz y el papel siempre deben estar a mano para escribir fórmulas, "dibujar", hacer problemas, esquematizar teoremas o teorías... En definitiva, hacer todo lo posible para que su estudio no quede precisamente en la abstracción y para que accedamos a su total comprensión.

3. "Ladrillo a ladrillo, eslabón a eslabón». Un edificio o un muro se construye "ladrillo a ladrillo". La consistencia viene dada por el hecho de que no hay ladrillo ni piedra que no tenga una importancia decisiva para que toda la pared o el muro sea plenamente consistente. Lo mismo sucede en Matemáticas, es decir, cada contenido es necesario para comprender y estudiar lo que antecede y lo que sigue, igual que los eslabones de una cadena, por lo que la debilidad de uno de los eslabones puede significar la catástrofe. Por eso, no me cansaré de repetir a profesores y alumnos la necesidad de comprobar constantemente y asegurarse de que lo aprendido está bien asimilado junto a los conocimientos ya preexistentes.

4. Verbaliza lo que estás estudiando, es decir, ve diciéndote a ti mismo lo que haces, las operaciones que estás efectuando. Ejercítate de viva voz y con ejemplos en aclarar tus propias explicaciones.

Haz de profesor de otros compañeros que tengan dificultades en esta materia y, si logras que te entiendan, tendrás la señal más clara de que tú lo has aprendido a la perfección.

5. Entrénate en manejar conceptos universales o leyes si deseas moverte como pez en el agua en las Matemáticas. En esta ciencia, apenas es posible dar un paso sin la abstracción y la generalización de conceptos. Como ya he dicho, la reflexión es la base del estudio en esta materia, en la que lo fundamental es pensar de manera ordenada, con lógica, punto por punto. En esta materia la memoria no es suficiente, como lo pueda ser en otras.

6. Estudia siempre las Matemáticas en tus mejores momentos de estado físico, intelectual y psíquico. Nunca debes estudiar Matemáticas con prisas, cansancio, después de comer o de la gimnasia, bajo la influencia de temores y preocupaciones, o dominado por la ira o deprimido, porque requiere un estado especial de lucidez mental y descanso físico.

7. Automatismos y operaciones de base. Tienes que estar totalmente familiarizado con los signos y los símbolos convencionales de todo tipo, tablas, fórmulas matemáticas, procedimientos u operaciones de base que te servirán para ir avanzando en el aprendizaje de otros nuevos.

La resolución de problemas

a) Lee con atención la parte teórica en que se fundamenta el ejercicio o problema que pretendes resolver.

b) Reflexiona sobre cada uno de los términos. Aprecia en su justo valor cada dato en sí mismo y en relación con los demás.

c) Vuelve de nuevo a los principios teóricos y trata de establecer conexiones entre lo que se te pide en el problema y lo que te ofrecen los datos de que dispones.

d) Plantea de manera ordenada los pasos que vas a seguir para obtener los resultados que se te pi­den y comienza a efectuar las operaciones con claridad, orden, precisión y perfecta interacción y conca­tenación entre las operaciones que realices.

e) Imagínate que el problema o el ejercicio se lo explicas a un compañero que ha suspendido Matemáticas. Explícate a ti mismo de forma clara y comprensible cuanto has hecho, cómo lo has hecho y por qué has efectuado cada operación.

f) Escribe con toda claridad la solución, tratando de hacer bien patente que es la consecuencia lógica de la adecuada interpretación de los datos que se daban en el planteamiento.

volver

CIENCIAS LINGÜÍSTICAS

El estudio de la Lengua

Las aptitudes o capacidades para el estudio de esta materia son la reflexión, la lógica, el análisis, la abstracción y la capacidad asociativa.

El dominio del área lingüística exige esfuerzo, trabajo ordenado y continuado, y saber utilizar una mente lógica que haga posible el desarrollo creciente en los siguientes aspectos:

1. Riqueza de un vocabulario lo más amplio y completo posible. La expresión oral y escrita, más o menos perfeccionada se fundamenta en el perfecto dominio del vocabulario.

2. Conocer las formas ordenadas de expresión que se han desarrollado a lo largo del tiempo en el estudio de la lengua. El aprendizaje teórico y práctico que hace posible la fluidez verbal y la armonía en la dicción y la expresión, nos confiere la seguridad y la claridad necesarias para el ejercicio y la satisfacción de esa primera necesidad humana que es la comuni­cación.

Ordenación y estructuración del pensamiento, ya que, en esencia, la gramática es pura lógica y, por tanto, hablar de lenguaje en sentido gra­matical es hacerlo sobre el pensamiento ordenado1 consecuente y lógico. En el estudio de la Lengua es conditio sine qua non una actitud reflexiva que pro­fundice en la normativa gramatical, ya que la aptitud mental para ordenar y estructurar los conceptos depende de dos cosas: a) de llegar a captar y dominar la correcta expresión oral y escrita con riqueza, armonía y variedad expresiva; b) de pensar de forma ordenada y consecuente. No en vano se ha dicho que la prueba de inteligencia más objetiva y ajustada de un individuo es su propio lenguaje.

4. El estudio de la Lengua ha de ser eminentemente práctico, dinámico y flexible, dada la gran va­riedad de costumbres de quienes construyen su propio idioma.

¿COMO ES EL BUEN ESTUDIANTE DE LAS CIENCIAS LINGÜÍSTICAS?

- Descubre que ninguna de las ramas lingüísticas presenta dificultades insalvables.

- Trata de encontrar lo que es más común y especifico de cada rama gramatical y lingüística, y acierta a descubrir la relación entre todas ellas.

- Sabe que el dominio que adquiera y la facilidad que tenga en cualquier rama de esta ciencia se generaliza a las demás, y los contenidos podrá hacerlos extensibles o complementarios de las mismas.

- No suelen afectarle la torpeza expresiva, los hábitos ortográficos deficientes y el léxico demasiado reducido, ya que compensa cualquier deficiencia con hábitos prácticos provechosos tales como:

· El uso frecuente del diccionario y el interés en ir "al origen y al significado» de las palabras desconoci­das para integrarlas en su vocabulario diario.

· La lectura abundante de cuanto cae en sus manos, pero especialmente de literatura selecta.

· El constante enriquecimiento cultural, y un esmerado cuidado en las expresiones orales y escritas.

· Ejercicio constante en el rigor, la elegancia y la soltura expresiva, desarrollando los hábitos más adecuados de comunicación con los demás.

Interacciones entre Lengua y Literatura

Es necesario que aprendas a relacionar la Lengua con la Literatura, pero adaptándote a tus conocimientos y tus posibilidades reales.

Es importante que tras la reflexión y el estudio sistemático aprendas a establecer relaciones e interacciones entre autores, obras, estilos, épocas, géneros y corrientes literarias o lingüísticas. La confección de esquemas y cuadros personales sobre estas cuestiones citadas te ayudará a aprender con más rapidez y eficacia.

Recursos pedagógicos para mayor rendimiento en el estudio de la literatura

1. Son particularmente provechosos los cuadros sinópticos, los esquemas, los diagramas y los resúmenes realizados con claridad y limpieza, y además establecer relaciones lógicas entre diversos conceptos que faciliten la comprensión y la fijación de los contenidos estudiados, y han de estar hechos con unificación.

A continuación expongo los dos tipos de relaciones que podemos establecer:

- La relación horizontal. Nos permite establecer analogías, paralelismos y coordinaciones, sincronizando a los autores y sus obras, haciendo juicios críticos comparativos, aproximaciones de tendencias, etc.

- La relación vertical. Permite establecer relaciones de dependencia y subordinacl6n como puede ser la influencia de un autor y su obra en otros autores y sus obras, la pertenencia a determinado movimiento literario, hechos relevantes que se suceden en una época concreta, etc.

Este sistema de cuadro sinóptico te permitirá asimilar mentalmente y con lógica todos los datos.

2. La lectura de obras selectas, Impulsado por la curiosidad y el deseo de conocer en vivo a cada autor. La curiosidad1 aunque es buena, no desarrolla realmente el amor por la literatura, ya que mueve a leer deprisa, buscando más averiguar en qué medida te atrae o cómo acaba la obra literaria. Lo que despierta verdadera afición por la literatura es ese verdadero deseo de conocer bien al autor y su obra, captando su estilo literario, sus ideas, sus expresiones más características, sus gustos...

3. El ejercicio literario propio. La creación es la esencia de la literatura. Conseguirás un buen nivel de dominio literario, cuando seas capaz de llevar a la práctica la expresión de tus ideas y sentimientos con propiedad y con fluidez por escrito.

Debes sentirte a ti mismo como parte activa y dinámica de la realidad literaria, y para ello puedes ayudarte de las siguientes actividades:

- Realizar entrevistas a escritores y literatos sobre alguna de sus obras más relevantes, c9nfeccionando previamente un guión del cuestionario.

- Componer alguna poesía que exprese tus sentimientos sobre algún acontecimiento social o vivencia personal.

- Redactar alguna novela corta o cuento sencillo alentándote a armonizar la riqueza de expresión con la originalidad del argumento elegido.

- Atreverte a hacer de reportero e Informador periodístico.

- Realizar ejercicios frecuentes de comentarios de texto cada vez más perfectos y detallados.

4. Hacer trabajos de literatura en grupo. Pueden ser muy prácticos, animados y provechosos, so­bre todo si tus compañeros comparten las mismas aficiones literarias que tú. Los comentarios, las sugerencias, los datos, las observaciones, las relaciones y las comparaciones son de gran ayuda para un aprendizaje divertido y muy eficaz.

Consejos para aprender a "saborear" la Literatura

- Procura estar atento a posibles estrenos de obras teatrales interesantes, recitales poéticos, confe­rencias, participaciones y experiencias literarias de todo tipo.

- Comparte aficiones literarias y enriquécete también con las aportaciones, las aficiones y los inte­reses de tu entorno cultural (pueblo, comunidad autónoma).

- No pierdas la ocasión de leer con avidez todo lo que caiga en tus manos para que las lecturas sean más variadas, ricas y estimulantes.

- Familiarízate con la lectura de autores locales y regionales y, a partir de ahí, con la literatura nacional y universal.

volver

LAS CIENCIAS FÍSICO-QUÍMICAS

- Proceso aconsejable en su estudio

Se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

· Es fundamental la captación clara de los conceptos básicos (materia, movimiento, fuerza, peso específico, etc.). Esto implica rigor y claridad en las nociones, en los términos a estudiar. Si los conceptos fundamentales no están claros, el estudio de los temas resultará más difícil e, incluso, incomprensible.

Tener muy presente que cada palabra de la definición o del concepto tiene su sentido propio. Por eso, una definición ha de analizarse, ha de "descuartizarse" para captar el significado de cada término y el de las relaciones entre ellos.

Para conseguir este objetivo hay que proceder con la lentitud necesaria en cada caso. Conviene dejar bien comprendido un tema antes de pasar al siguiente. procurar conjugar bien la cantidad de conocimientos y el tiempo dedicado a ellos a fin de poder asimilarlos. Es fundamental la reflexión.

· También es básica la captación de relaciones y el seguimiento de los razonamientos, ya sea por la vía inductiva o por la deductiva. Hay que saber seguir el hilo de todo el proceso.

El camino inductivo o experimental, partiendo de lo concreto, de las experiencias y observaciones, llega a comprender los principios y las leyes generales.

La vía deductiva, al contrario, parte del aprendizaje de las leyes generales para comprenderlas con casos particulares, con situaciones concretas.

· Es muy importante apoyar las nociones y las leyes (relaciones) en experiencias. Este aspecto es fundamental no sólo para conseguir fomentar el interés por las Ciencias, sino también para lograr su propio fin: el conocimiento de los aspectos de la realidad natural que ellas contemplan.

Siempre que sea posible, es muy conveniente que se acuda a experiencias y observaciones directas de la vida real. También han de tenerse en cuenta las experiencias de laboratorio. Las primeras despertarán el interés y la motivación de una manera más natural.

En toda ocasión, hay que intentar visualizar los conceptos con representaciones materiales: situaciones de la vida real, situaciones experimentales, proyectos, gráficos... Es fundamental la familiarización con los distintos procedimientos gráficos. Ayudan a hacer más sensible los conceptos.

- Algunos procedimientos a tener en cuenta

Podrían destacarse los siguientes sin que indiquen prioridad:

· Vale la pena desarrollar hábitos de orden mental que hagan más asequible el aprendizaje de los conceptos y relaciones tan propios de las ciencias físico-químicas.

· Conviene trabajar desde el principio siguiendo el esquema científico para sentar bien sus bases Posteriormente se podrá ir construyendo sobre él. El método científico tiene las siguientes etapas planteamiento del problema formulación de la hipótesis método de recogida de datos (observación y experimentación) análisis de datos conclusiones (aceptación o rechazo de la hipótesis)

· También es preciso fomentar una buena agilidad mental posterior al razonamiento y a la comprensión Una vez que estén claros los diversos conceptos, hay que familiarizarse con ellos para conseguir manejarlos con agilidad y seguridad Es imprescindible la familiarización con el vocabulario y símbolos usuales

· El que haya conseguido inculcar en si la inquietud científica, tendrá ganado mucho terreno. Ésta puede ser la palanca que mueva su interés por las ciencias. La persona que se acerca a este estudio con desinterés, lo tiene más difícil.

Conviene no limitarse a los ejemplos que pone cl libro de texto. Si se acude a otros libros, puede ampliarse y enriquecerse el abanico de posibilidades. Esto favorecerá, en general, la mejor disponibilidad mental para afrontar situaciones nuevas.

· Los trabajos de grupo pueden ayudar mucho a fomentar el interés y el niño, así como a plantease y resolver dudas, repasar los diversos conceptos con distintos tipos de preguntas.

· Conviene programar bien los repasos para garantizar que los conceptos fundamentales y sus interrelaciones se mantengan claros en la mente.

- Resolución de problemas

Para la resolución de problemas de física y química pueden tenerse en cuenta las pautas aconsejables para las matemáticas en el apartado anterior. No obstante, conviene tener muy presente una técnica especialmente indicada: traducir a un dibujo o gráfico el problema planteado. Esto facilita aún más la comprensión del mismo.

volver

LAS CIENCIAS NATURALES

- Habilidades intelectuales más necesarias

· El objeto de estudio de las ciencias naturales en general es más concreto, más tangible que el de las ciencias físico-matemáticas. Ha favorecido un mejor contacto directo del alumno con la naturaleza que éstas últimas. Por eso, requieren más atención, más capacidad de observación, pero exigen menos abstracción.

· Reclaman gran capacidad de observación, pero también hay que conjugar en ellas la reflexión y la memoria. En efecto, hay que reflexionar sobre las propiedades, sobre los datos, etc., observados y relacionarlos entre sí, facilitando así la labor de la memoria. Se ha de evitar el simple aprendizaje memorístico, que exige gran esfuerzo y pronto se olvida.

- Recursos que pueden facilitar su estudio

Conviene tener presentes las siguientes pautas:

· Realizar trabajos en grupo. Hay que recordar que para no perderse y para obtener resultados válidos, es preciso fijar claramente los objetivos y las diferentes etapas del trabajo, acudiendo al profesor cuando sea necesario.

· Fomentar el contacto con la naturaleza a nivel individual y grupal. La observación sistemática y las experiencias ayudan a fundamentar, enriquecerá, reforzará, dará vida al estudio personal de las ciencias naturales. Por eso, conviene aprovechar no solamente la ocasión que nos ofrecen las salidas al campo y al bosque, sino también la que nos brindan los jardines botánicos, los parques públicos, los zoológicos, los pequeños huertos, etcétera.

· Aprender a utilizar correctamente instrumentos adecuados para que los datos recogidos en la observación y experimentación sean rigurosos, fiables. Así la interpretación posterior de los datos será objetiva. Entre estos instrumentos pueden señalarse: las balanzas, los microscopios, los proyectores de diapositivas, etcétera.

· Realización de experimentos. Empezar por los que sean más sencillos, pero no por eso se debe dejar de seguir el esquema del método científico. Así se podrán sentar bien las bases para posteriores experimentos de mayor envergadura.

· Aprovechar todas aquellas ocasiones que brindan una oportunidad dc conocer algún aspecto relacionado con la naturaleza (visitas a museos y exposiciones, conferencias, etc.), o de presentar los trabajos (concursos de naturalistas, seminarios, trabajos propios de investigación, etc.).

· Al igual que en las ciencias físico-químicas, en las ciencias naturales tiene una gran importancia el soporte gráfico. hay que "leer" y comprender los gráficos y dibujos que integran el texto. Para la comprensión general suelen ser tan importantes como él. Por ejemplo, el dibujo del funcionamiento de un órgano.

También es importante que el alumno realice sus propios dibujos y gráficos de todo aquello que va observando o estudiando. Por ejemplo, cuadernos de campo para las observaciones y fichas-resumen con ilustraciones personales del material bibliográfico consultado.

· Una técnica casi imprescindible que optimizará la conjunción de la observación, la reflexión y la memoria tan necesarias en ciencias naturales y que facilitará la adquisición de conocimientos y el rendimiento, es la elaboración de esquemas-resumen y el cuadro sinóptico por parte del estudiante. Estas técnicas ayudan a sintetizar, clasificar, a relacionar, a subordinar, contribuyendo a que los conceptos queden más visualizados y clarificados.

· Acudir a bibliografía especializada, en ella, se tiene ocasión de acceder a informaciones escritas y gráficas actualizadas y de primera mano, que pueden ser fundamentales para iniciar o completar un determinado trabajo.

· También puede interesar y ayudar el coleccionar elementos naturales animales (insectos, caracolas, etc.), vegetales (hojas, semillas, etc.) y minerales. En caso de que interese, han de emplearse los procedimientos técnicos adecuados. Informarse de qué datos se deben anotar y en qué orden, de cómo cumplimentar las fichas, etcétera.

volver